"¿Sabe usted cómo escribo yo mis cuentos? -le dijo a Korolenko, el periodista y narrador radical, cuando acababan de conocerse- Así." Echó una ojeada a la mesa -cuenta Korolenko- tomó el primer objeto que encontró, que resultó ser un cenicero, y poniéndomelo delante dijo: " Si usted quiere mañana tendrá un cuento. Se llamará El cenicero."Y en aquel mismo instante le pareció a Korolenko que aquel cenicero estaba experimentando una transformación mágica: "Ciertas situaciones indefinidas, aventuras que aún no habían hallado una forma concreta, estaban empezando a cristalizar en torno al cenicero". V.NABOKOV/ Chéjov

"¿Has visto alguna vez un montaje realmente hermoso de, digamos, "El jardín de los cerezos"? No me digas que sí. Nadie lo ha visto. Puede que hayas visto "montajes inspirados, montajes eficaces", pero nunca algo hermoso. Nunca una versión en la cual todos los que salen al escenario estén a la altura del talento de Chéjovè, matiz por matiz, carácter por carácter."-J.D.Salinger

lunes, 21 de junio de 2010

Borges, el fabulador prodigioso

.

Conrad, en Notas de vida y letras, en un corto  texto sobre Turgueniev utiliza un pensamiento  que pudiera aplicarse a todos los creadores , no sólo literarios; dice:[Turgueniev] " que tanto ha hallado en la vida para nosotros" y en esa frase resume lo que la tarea del artista tiene de búsqueda de tesoros  para él y para los otros.

Las palabras hacen pensar en Borges y   su capacidad de invención . Si en Ficciones es capaz de imaginar un mapa a la escala real del Imperio en el  El Hacedor finge reflexionar, mientras inventa, sobre  Dante y su Divina Comedia


Ed ecco, quasi al cominciar dell'erta,
una lonza leggera e presta molto,
che di pel maculato era coverta;


Y, apenas el camino me hube abierto,
un leopardo liviano allí surgía,
de piel manchada todo recubierto;

INFERNO, I,32


Una de las ilustraciones que Sandro Botticelli hizo para la Divina Comedia durante el Renacimiento. En ella  se ve a Dante y Virgilio en distintos momentos, y al leopardo , -la lonza-, el animal que permaneció encerrado inquieto, entre tablas y barrotes, sólo para  que Dante se fijara en él y le proporcionara una palabra y una idea para  la Commedia, por designio divino, según fabula Borges.


"Desde el crepúsculo del día hasta el crepúsculo de la noche, un leopardo, en los años finales del siglo XIII, veía unas tablas de madera unos barrotes verticales de hierro, hombres y mujeres cambiantes, un paredón y tal vez una canaleta de piedra con hojas secas. No sabía, no podía saber, que anhelaba amor y crueldad y el caliente placer de despedazar y el viento con olor a venado, pero algo en él se ahogaba y se rebelaba y Dios le habló en un sueño:
Vives y morirás en esta prisión, para que un hombre que yo sé te mire un número determinado de veces y no te olvide y ponga tu figura y tu símbolo en un poema, que tiene su preciso lugar en la trama del universo. Padeces cautiverio, pero habrás dado una palabra al poema.

Dios en el sueño, iluminó la rudeza del animal y éste comprendió las razones y aceptó ese destino, pero sólo hubo en él cuando despertó, una oscura resignación, una valerosa ignorancia, porque la máquina del mundo es harto compleja para la simplicidad de una fiera.

Años después Dante se moría en Rávena, tan injustificado y tan solo como cualquier otro hombre. En un sueño, Dios le declaró el secreto propósito de su vida y de su labor; Dante, maravillado, supo al fin quién era y bendijo sus amarguras.La tradición refiere que, al despertar, sintió que había recibido y perdido una cosa infinita, algo que no podría recuperar, ni vislumbrar siquiera, porque la máquina del mundo es harto compleja para la simplicidad de los hombres."

Link relacionado: La Divina Comedia de Dante Alighieri


Traducción de la Divina Comedia: Ángel Crespo.