"¿Sabe usted cómo escribo yo mis cuentos? -le dijo a Korolenko, el periodista y narrador radical, cuando acababan de conocerse- Así." Echó una ojeada a la mesa -cuenta Korolenko- tomó el primer objeto que encontró, que resultó ser un cenicero, y poniéndomelo delante dijo: " Si usted quiere mañana tendrá un cuento. Se llamará El cenicero."Y en aquel mismo instante le pareció a Korolenko que aquel cenicero estaba experimentando una transformación mágica: "Ciertas situaciones indefinidas, aventuras que aún no habían hallado una forma concreta, estaban empezando a cristalizar en torno al cenicero". V.NABOKOV/ Chéjov

"¿Has visto alguna vez un montaje realmente hermoso de, digamos, "El jardín de los cerezos"? No me digas que sí. Nadie lo ha visto. Puede que hayas visto "montajes inspirados, montajes eficaces", pero nunca algo hermoso. Nunca una versión en la cual todos los que salen al escenario estén a la altura del talento de Chéjovè, matiz por matiz, carácter por carácter."-J.D.Salinger

lunes, 28 de junio de 2010

JORGE GUILLÉN/ EDUARDO CHILLIDA & FRIEDRICH GULDA , tres formas de genio...


Eduardo Chillida,Homenaje a Jorge Guillén, 1982, acero. 

Eduardo Chillida (San Sebastián, 1924-2002), había conocido a Jorge Guillén (Valladolid 1893-Málaga 1984) en Massachusetts en 1971 y su poesía despojada y pura, como la obra de Chillida, fue una fuente de inspiración para el escultor: un verso del poeta de Cántico, -lo profundo es el aire-, sirvió de  inspiración a Chillida  para imaginar  el proyecto  fallido de Tindaya.


Friedich Gulda hace jazz con Bach o Beethoven, hasta ese punto sabe que la buena música es una.

LA AMISTAD Y LA MÚSICA

-Desde su azul el fuego amarillea
Con tal palpitación que no podría
Descansar sin morir. -¡Si fuese mía
Tanta inquietud!- Yo admiro la marea,

Varia a compás. Tropel hostil serpea
Por ese casi azul. -Ya la armonía,
Mientras resurge de esa gruta umbría
Sonando a mar, nos salva la pelea.

Eludir tantos vínculos ajenos
A este ser rodeado del sonido
Que lo clausura en plenitud de gracia,

Y columbrar la perfección al menos
Cuando nos purifica el gran olvido,
Y nuestro afán de más allá se sacia.


Friedrich Gulda toca el concierto Emperador de Beethoven y a Bach.




jorge guillén, cántico. seix barral