"¿Sabe usted cómo escribo yo mis cuentos? -le dijo a Korolenko, el periodista y narrador radical, cuando acababan de conocerse- Así." Echó una ojeada a la mesa -cuenta Korolenko- tomó el primer objeto que encontró, que resultó ser un cenicero, y poniéndomelo delante dijo: " Si usted quiere mañana tendrá un cuento. Se llamará El cenicero."Y en aquel mismo instante le pareció a Korolenko que aquel cenicero estaba experimentando una transformación mágica: "Ciertas situaciones indefinidas, aventuras que aún no habían hallado una forma concreta, estaban empezando a cristalizar en torno al cenicero". V.NABOKOV/ Chéjov

"¿Has visto alguna vez un montaje realmente hermoso de, digamos, "El jardín de los cerezos"? No me digas que sí. Nadie lo ha visto. Puede que hayas visto "montajes inspirados, montajes eficaces", pero nunca algo hermoso. Nunca una versión en la cual todos los que salen al escenario estén a la altura del talento de Chéjovè, matiz por matiz, carácter por carácter."-J.D.Salinger

miércoles, 28 de marzo de 2012

Doctor FREUD...





Pessoa   decía que la poesía surge de la admiración y la perplejidad y esas emociones  se experimentan leyendo Pálido Fuego  de Vladimir Nabokov.

Pálido Fuego, es un libro-artefacto donde conviven  buena poesía y  resplandeciente prosa; intriga y humor sutil; sátira delirante que hace reír abiertamente; juicios lúcidos e irónicos y poco convencionales. Con  estos elementos  el autor ha construido un laberinto literario que  sorprende, apasiona y divierte.

 Nabokov maneja  la complejidad con la precisión y delicadeza con que debió manipular su colección de mariposas y  mantiene  con talento un equívoco juego de espejos y reflejos que atrapa al lector hasta el final.

 En la página 272 el estrafalario Dr Kinbote  -  en una de las notas con que pretende "completar"el gran poema Pálido fuego  del  laureado poeta norteamericano  John Shade- se refiere a  Freud. En ese momento Charles Kinbote, como en algunas notas anteriores,  parece  ser el alter ego de Nabokov y  expresar su pensamiento:







Nota, Verso 929: Freud

"Con los ojos del alma veo de nuevo al poeta desplomándose literalmente en el jardín, golpeando el césped  con el puño y torciéndose y aullando de risa, y yo mismo, el Dr. Kinbote, la barba inundada de un torrente de lágrimas mientras trataba de leer inteligiblemente fragmentos de un libro que había escamoteado de un aula: una obra erudita sobre psicoanálisis, utilizado en las facultades norteamericanas, repito, utilizado en las facultades norteamericanas, Ay, sólo encuentro dos pasajes copiados en mi cuaderno de notas:
Al hurgarse la nariz a pesar de todas las órdenes de no hacerlo, o cuando el muchacho se pasa el tiempo metiendo el dedo en el ojal...el maestro analista sabe que el apetito del lujurioso no conoce límites en su fantasía. (Citado por el Profesor C. de la obra del Dr. Oskar  Pfister, The Psychoanalytical Method, 1971, N.Y., p 79)
El gorrito de terciopelo rojo en la versión alemana de Caperucita Roja es un símbolo de menstruación. (Citado por el Profesor C. de la obra de Erich Fromm, The Forgotten Language, 1951, N.Y.,p. 240) 
¿Esos payasos creen realmente en lo que enseñan?"

           
                                                               ***


26.2.13 releyendo Habla, memoria, la autobiografía de Nabokov, Anagrama, 1986, p.20:
"He saqueado mis sueños más antiguos en pos de llaves y claves, y permítaseme que declare inmediatamente que rechazo por completo el vulgar, raído y en el fondo medieval mundo de Freud, con su chiflada búsqueda de símbolos sexuales (algo así como buscar acrósticos baconianos en obras de Shakespeare) y sus rencorosos  y diminutos embriones espiando, desde sus escondrijos naturales, la vida amorosa de sus padres."
5.3.13.,casi terminando, p.299:
"Naturalmente, ya sabemos lo que pensaba al respecto el Curandero Vienés. Dejaremos que él y los suyos sigan dándose codazos y empujones en su vagón de pensamiento de tercera, mientras viajan por el estado-policía del mito sexual (por cierto, qué gran error por parte de los dictadores  el haber ignorado el psicoanálisis: ¡toda una generación hubiese podido ser fácilmente corrompida por ese procedimiento) 



Vladimir Nabokov, Pálido Fuego, Anagrama, compactos,