"¿Sabe usted cómo escribo yo mis cuentos? -le dijo a Korolenko, el periodista y narrador radical, cuando acababan de conocerse- Así." Echó una ojeada a la mesa -cuenta Korolenko- tomó el primer objeto que encontró, que resultó ser un cenicero, y poniéndomelo delante dijo: " Si usted quiere mañana tendrá un cuento. Se llamará El cenicero."Y en aquel mismo instante le pareció a Korolenko que aquel cenicero estaba experimentando una transformación mágica: "Ciertas situaciones indefinidas, aventuras que aún no habían hallado una forma concreta, estaban empezando a cristalizar en torno al cenicero". V.NABOKOV/ Chéjov

"¿Has visto alguna vez un montaje realmente hermoso de, digamos, "El jardín de los cerezos"? No me digas que sí. Nadie lo ha visto. Puede que hayas visto "montajes inspirados, montajes eficaces", pero nunca algo hermoso. Nunca una versión en la cual todos los que salen al escenario estén a la altura del talento de Chéjovè, matiz por matiz, carácter por carácter."-J.D.Salinger

martes, 15 de mayo de 2012

Kawabata/ posos en una taza de té


"Ni antes ni ahora el Japón ha sido para nosotros una escuela de doctrinas, sistemas o filosofías, sino una sensibilidad. Lo contrario de la India: no nos ha enseñado a pensar sino a sentir."                                                                                                   Octavio PazSendas de Oku.

                                                                  


"Después de beber, el joven  miró el tazón. Era un Oribe negro salpicado de blanco en un costado y decorado allí también de negro, con unos brotes de helecho en forma de gancho.
-Supongo que lo recuerdas -dijo Chikako desde el otro lado de la habitación.

Kikuji respondió de manera evasiva y bajó el tazón.
-El diseño da la sensación de las montañas en él -prosiguió ella-. Es uno de los mejores tazones que conozco para comienzos de la primavera. Tu padre lo utilizaba con frecuencia. Estamos un poco fuera de estación pero pensé que para ti...

- Pero ¿ qué importancia  tiene que tu padre lo tuviera durante un tiempo? Después de todo, tiene cuatrocientos años. Su historia se remonta a Momoyama y al propio Rikyu. Lo han cuidado maestros del té y ha ido pasando a través de los siglos. Mi padre no es tan importante.- Kikuji trató de zanjar de este modo el tema.

El tazón había pasado de Ota a su esposa, de ésta al padre de Kikuji, y del padre de Kikuji a Chikako.Los dos hombres, Ota y el padre de Kikuji estaban muertos, y las dos mujeres, en cambio, estaban allí. Había algo casi fantasmagórico en la historia del tazón."



Yasunari Kawabata, Mil grullas,Emecé