"¿Sabe usted cómo escribo yo mis cuentos? -le dijo a Korolenko, el periodista y narrador radical, cuando acababan de conocerse- Así." Echó una ojeada a la mesa -cuenta Korolenko- tomó el primer objeto que encontró, que resultó ser un cenicero, y poniéndomelo delante dijo: " Si usted quiere mañana tendrá un cuento. Se llamará El cenicero."Y en aquel mismo instante le pareció a Korolenko que aquel cenicero estaba experimentando una transformación mágica: "Ciertas situaciones indefinidas, aventuras que aún no habían hallado una forma concreta, estaban empezando a cristalizar en torno al cenicero". V.NABOKOV/ Chéjov

"¿Has visto alguna vez un montaje realmente hermoso de, digamos, "El jardín de los cerezos"? No me digas que sí. Nadie lo ha visto. Puede que hayas visto "montajes inspirados, montajes eficaces", pero nunca algo hermoso. Nunca una versión en la cual todos los que salen al escenario estén a la altura del talento de Chéjovè, matiz por matiz, carácter por carácter."-J.D.Salinger

jueves, 5 de noviembre de 2015

Pieter Brueghel entre Viena y Cracovia





Juegos infantiles, (det.)
Austria y Polonia discuten estos días la propiedad de El combate de don Carnal y doña Cuaresma, una de las obras maestras de Pieter Brueghel que pertenecen al Kunsthistorisches Museum de Viena.
El problema ha surgido porque en los archivos  del Museo Nacional de Cracovia se han encontrado documentos que demuestran que -durante la Segunda Guerra Mundial- en la Polonia ocupada por los nazis, el cuadro fue sacado del museo de la ciudad para la esposa del gobernador nazi. Es una historia más del turbio capítulo "el arte y la guerra" y será interesante ver cómo acaba.

    Combate entre don Carnaval y doña Cuaresma, 1559, ól/lz, 118 x 164 cm. Viena
[La pintura en litigio: En la plaza de una  villa flamenca una fiesta que  mezcla lo profano y lo religioso. Se escenifica el exceso del Carnaval como preparación a la renuncia de  la Cuaresma. En la parte inferior central,  a la izda.  el Carnaval corpulento y ostentoso, a horcajadas de un tonel de vino con una tarta en la cabeza, sosteniendo un espetón con un asado de cerdo y rodeado de todo tipo de viandas.Le acompaña su ruidoso séquito haciendo sonar diversos instrumentos. A la derecha, esmirriada, doña Cuaresma, signo evidente  de austeridad que adelanta una pala con dos escuálidos arenques. Tiran de su plataforma rodante  un fraile y una monja y la sigue un séquito de menesterosos. 
 El edificio de la iglesia,a la derecha y en su espacio religiosos, monjas  y burgueses realizando buenas obras; a la izquierda, la taberna y una boda con su jolgorio particular. En medio el pescadero con su mercancía de abstinencia. Paseantes ,tullidos,al fondo jóvenes juegan al corro,todo como en cualquier feria;puntos de venta de comida, bullicio, algún disfraz...y  la vida, una mujer subida a una escalera limpia una ventana... Composición dinámica, amplio espacio tomado desde arriba, y la mezcla de realismo y simplificación geométrica  sugerente, "y moderna" que Brueghel practica.]
El censo de Belén ,1566 (det.)
                                                 
Peter Brueghel (Breda?h.1525/30-Bruselas 1569),es uno de los grandes pintores  del siglo  XVI.  Trabajó  en Amberes y Bruselas y conoció y admiró la obra de El Bosco. Fue amigo del geógrafo Ortelius, y protegido de la Corte de los Habsburgo austriacos, pero no trabajó para la Iglesia.Cuando en sus cuadros trata aspectos religiosos hay una mezcla de ironía y sátira, burlesca a veces, en consonancia con el ambiente crítico que debió propiciar  la reciente Reforma Protestante. Tras la querella religiosa, la actual Bélgica, la tierra de Brueghel, permaneció católica, mientras la vecina Holanda acentuaría la rebeldía política  contra los Habsburgos españoles, haciéndose ferviente calvinista.    
Paisaje con la caída de Ícaro, 1558, ó/lz, 73 x 112 cm, Museo de Bellas artes, Bruselas.
  Quedan pocas datos sobre la vida de Brueghel.El comerciante y escritor italiano L.Giucciardini le cree nacido en  Breda pero es una ayuda que  dejara firmados y fechados la mayoría de sus cuadros.Se sabe que fue una persona de cultura  que frecuentaba alguno de los círculos humanistas de Amberes.
Comenzó  como grabador y marchante para Hieronymus Cock que le propuso recorrer Italia y dibujar sus paisajes  para  reproducirlos y vender  en estampas. Recorrió en un detenido viaje la Península italiana de norte a sur,y estuvo en Roma pero rechazó el idealismo italianizante; él tenía una alternativa propia partiendo de  la tradición flamenca. 
Este desdén por el canon , italiano,mediterráneo,  se refleja en La caída de Ícaro, donde relega el tema clásico  a un rincón -  el ángulo inferior derecho donde Ícaro patalea ahogándose- y el mito se hace apenas inteligible, mientras los distintos trabajos de la industriosa Flandes toman protagonismo  en un dilatado y radiante  paisaje. 


Cazadores en la nieve, 1565, ól/tabla, 117 x 162, Kunsthistorisches Museum, Viena.
Descubre la vida popular como tema independiente: fiestas,bodas,juegos infantiles.Representa con frecuencia escenas de la vida campesina en bulliciosas fiestas,las estaciones,el saber popular de los proverbios... o construcciones más filosóficas y dramáticas como La torre de Babel, El triunfo de la muerte, o La parábola de los ciegos... 
Emplea complejas composiciones con figuras sabiamente distribuidas y armonizadas en el color, en amplios espacios enfocados , con frecuencia, desde un punto de vista alto. Su inventiva es ilimitada y también la capacidad para crear un estilo original muy atractivo por su belleza formal y sugerente inmediatez.
Es un gran paisajista. En  El regreso de los cazadores -pinta una  visión grandiosa de la naturaleza bajo una espesa nevada.

La torre de Babel, 1563, ól/tabla, 114 x 165, Kunsthistoriches Museum, Viena
Su amigo el geógrafo Ortelius,supo valorarle acertadamente:
 " nuestro Brueghel ha pintado como dice Plinio a propósito de Apeles, muchas cosas imposibles de pintar. En todas sus obras hay siempre más pensamiento que pintura".  
Sí,hay mucho pensamiento en las pinturas de Brueghel:en la elección de los temas,el estudio de  la composición, la especial estilización con que simplifica las figuras logrando una atrayente  síntesis que transforma la verdad naturalista en una visión personal y poderosa.   
Su anticlasicismo le sitúa en  la corriente  del Manierismo europeo  caracterizado por -el antinaturalismo, el alejamiento de la claridad compositiva, del orden y equilibrio del Renacimiento- y también por el refinamiento en la búsqueda de la originalidad para encontrar aspectos pintorescos o sorprendentes de la realidad inspirándose, en el caso de Brueghel, en la vida cotidiana . 

Juegos-infantiles,1559.ól/tabla,118x161cm,KunsthistorischesMuseum,Viena
Boda campesina, 1568, 114 x 163, ól/tabla, Kunsthistorisches Museum, Viena
La risa, es otra de sus innovaciones. Escribe Checa Cremades:"... éste de la risa es uno de los problemas planteados por Brueghel a la cultura plástica del siglo XVI; en el pintor , como en Rabelais o en el Erasmo  del Elogio de la locura la risa se convierte en uno de los medios privilegiados de acceso a la realidad."


El triunfo de la muerte, 1562, ól/tabla, 117 x 162, Museo del Prado, Madrid
La parábola de los ciegos,1568, temple/lz,Capodimonte, Nápoles
Subida al calvario, 1564, ól/tabla, 124 x 170, Kunsthistorisches Museum, Viena
La obra de Brueghel une a la gracia y la belleza estética  un sentido profundo que supo reconocer Baudelaire en 1858 :
[La obra de Brueghel], "a la que nuestro siglo -para el cual nada es difícil de explicar, gracias a su doble carácter de incredulidad e ignorancia- definiría simplistamente fantasías y caprichos, contiene me parece, una especie de misterio..."