"¿Sabe usted cómo escribo yo mis cuentos? -le dijo a Korolenko, el periodista y narrador radical, cuando acababan de conocerse- Así." Echó una ojeada a la mesa -cuenta Korolenko- tomó el primer objeto que encontró, que resultó ser un cenicero, y poniéndomelo delante dijo: " Si usted quiere mañana tendrá un cuento. Se llamará El cenicero."Y en aquel mismo instante le pareció a Korolenko que aquel cenicero estaba experimentando una transformación mágica: "Ciertas situaciones indefinidas, aventuras que aún no habían hallado una forma concreta, estaban empezando a cristalizar en torno al cenicero". V.NABOKOV/ Chéjov

"¿Has visto alguna vez un montaje realmente hermoso de, digamos, "El jardín de los cerezos"? No me digas que sí. Nadie lo ha visto. Puede que hayas visto "montajes inspirados, montajes eficaces", pero nunca algo hermoso. Nunca una versión en la cual todos los que salen al escenario estén a la altura del talento de Chéjovè, matiz por matiz, carácter por carácter."-J.D.Salinger

jueves, 2 de junio de 2011

La Dama del Armiño abandona Cracovia

Con especiales medidas de seguridad La dama del armiño de Leonardo da Vinci, abandona temporalmente el Museo Czartoryski de Cracovia para instalarse en Madrid, en el Palacio Real, como invitada especial de la exposición La edad de oro de Polonia, que se inaugura el tres de junio.

Aunque en la exposición hay otras pinturas tan valiosas como "Niña en un marco" de Rembrandt, la obra de Leonardo es la estrella ; tal vez porque a su genio atípico se une la escasez de obra, apenas una veintena de pinturas repartidas por el mundo y consideradas un tesoro cada una de ellas.Así mientras la exposición permanecerá hasta el 4 de Septiembre, La dama del armiño terminará su estancia en Madrid el 18 de agosto para poder cumplir otros compromisos

Leonardo da Vinci, Cecilia Gallerani, h1490, ól/tabla, 54,8 x 40,3 cm.Czartoryski Museum. Cracovia.(ampliar imágenes)


La pintura de Cecilia Gallerani es uno de los escasos retratos femeninos de Leonardo da Vinci; son cuatro, entre ellos el que dicen es el cuadro más famoso del mundo, la Gioconda. Pero en cualquiera de sus obras se comprueba cómo acierta Baudelaire cuando se refiere al artista como "Leonardo da Vinci, espejo profundo y oscuro" o le relaciona con denso misterio.

En esta pequeña tabla Leonardo utiliza como símbolo el apellido de Cecilia (galeé es armiño en griego) y se puede "leer" cómo el pintor al capturar la vida y la belleza de la modelo y la vivacidad y la energía concentrada del armiño ha dejado huellas de los temas, ilimitados, a los que dedicó una actividad mental y capacidad de invención portentosas.

Leonardo fue un genio polifacético y entre sus intereses destacaba el estudio de la naturaleza:geología, volcanes,mareas,animales, plantas....; del arte: la composición, el color, la luz y la perspectiva aérea, ( ésta aplicada al espacio alejando las distancias enfriando los colores, o difuminado los contornos de los objetos al estar sumergidos en la atmósfera con un sutil claroscuro, el sfumato);también estudia anatomía, la psicología de las expresiones, todo lo que le permita representar con verdad la "belleza del mundo" de que habla en sus escritos como algo vivo y palpitante, dejando constancia siempre de que la "pittura e' cosa mentale", una actividad en la que la mente que concibe es más decisiva que la mano que realiza.( Tratado de Pintura).


La Virgen de las Rocas (y detalle)

En su universo pictórico crea composiciones piramidales,equilibradas y estables, pero este prototipo -que será "copiado" por Rafael y seguido, pero de otra forma, por Miguel Ángel-,no impide la captación de un movimiento potencial como si lo representado estuviera siempre a punto de modificarse, en un continuo devenir.

Otros intereses de Leonardo fueron la técnica y la mecánica diseñando visionarios artefactos capaces de permitir el vuelo o realizar otros sueños humanos cuyos esquemas plasmó y comentó en los Códices. En estos escritos hay intuiciones sorprendentes como que "el sol no se mueve", anticipándose a Copérnico y Galileo, pero "ocultándolo", oscureciéndolo con su letra trazada de derecha a izquierda lo que obliga a leerla utilizando un espejo; posiblemente pretendiendo, en este caso, evitar ser acusado de herejía

Este retrato fue un encargo de Ludovico Sforza y se sabe que Cecilia ,la joven amante del duque, era una muchacha refinada, culta y algo poeta.Leonardo había llegado a la corte de Milán desde Florencia solicitado por sus servicios como ingeniero militar, como músico, como organizador de fiestas cortesanas,tal vez como pintor y escultor..., porque los poderosos de los pequeños estados italianos del Renacimiento, a menudo arrivistas de fortuna, entendieron muy pronto que la cultura y el arte eran una fuente de ennoblecimiento, prestigio y propaganda política.

Verrocchio, David (detalle)

Leonardo a las técnicas artísticas aprendidas en el taller de Verrochio donde ingresó de niño, añadió su propio genio y en el periodo en que pintó el cuadro de Milán -tenía cuarenta años-había alcanzado una madurez que nunca fue estática porque su vida era una indagación constante sobre la naturaleza en la que incluía al hombre mostrando una indudable independencia intelectual :no basaba el conocimiento en la autoridad de los maestros como era lo común en una Florencia que había convertido a los artistas y autores de la Antigüedad en modelos y jueces inapelables ; Leonardo, mantuvo algunos aspectos del idealismo neoplatónico florentino, pero practicó una vía de conocimiento que no partía de abstracciones ideales sino de la observación directa y se cimentaba en la propia experiencia.

GiorgioVasari,arquitecto (los Uffizi) y pintor mediocre (interior de la cúpula de la catedral de Florencia) pero gran historiador del arte con sus Vidas, tenía ocho años cuando en 1519 murió Leonardo en Francia y pudo conocer todavía a gente que había convivido con él en Florencia.

En su biografía, Vasari describe a Leonardo como un dechado de "belleza,gracia y virtud" y en otro momento refiriéndose a él habla de "bondad, belleza y gracia", (parece ser que Verrocchio le utilizó como modelo para su David adolescente). Muestra su admiración ante un ser de una inteligencia y un talento inmensos y añade que era un gran lector ; además, generoso e incapaz de guardar rencor; cuenta que acudía a los lugares donde vendían pájaros y los compraba para soltarlos, y cómo en su testamento se acordó de todos y no olvidó a sus hermanastros que a la muerte de su padre habían tratado de dejarle al margen de la herencia.

-Leonardo representa un momento crucial en el Renacimiento: abandonó los restos de ornamentación del Quattrocento e inició el estilo más monumental y sobrio del Alto Renacimiento que continuaría Miguel Ángel su joven y odiado rival;según Kenneth Clark las diferencias irreconciliables entre ambos estaban basadas en " sus más hondas creencias" :Miguel Ángel era un apasionado creyente religioso y Leonardo fríamente escéptico, por lo menos;Miguel Ángel era un neoplatónico convencido, mientras en Leonardo predominaban postulados de tipo aristotélico.-Ambos se zaherían y se trataban con desprecio, pero es imposible que en el fondo del fondo estos dos gigantes no se admiraran.




Última Cena, 1494-97,460 x 880 cm.temple y óleo sobre muro. Santa María de las Gracias, Milán.

Como sucedió con La Dama del Armiño, de las obras que pintó en la corte de Ludovico el Moro la mayoría se han dispersado; solo han permanecido en Milán, la pequeña tabla Retrato de músico y el enorme mural de La Última Cena. La Última Cena es un compendio del propio Leonardo: por su genialidad compositiva, la original agrupación de los apóstoles en grupos de tres sin ninguna monotonía o amaneramiento; su expresivo dramatismo ( elige el momento en que Cristo, -Mateo,26:21-22-,dice a los discípulos:"En verdad os digo que uno de vosotros me traicionará", y la reacción alborotada y angustiada de los discípulos no se hace esperar);la utilización de los dos tipos de perspectiva, la geométrica y la aérea para crear un espacio racional,transitable, y a la vez, lleno de atmósfera, capaz de suavizar los contornos y prolongar el espacio en el paisaje del fondo; pero sobre todo porque dejó en ella un rasgo central de su carácter, la capacidad de inventar, experimentar y arriesgar, incluso para perder, que le llevó a usar una técnica nueva mezclando temple y aceites. Posiblemente buscaba conseguir una pintura que diera a la permanencia del fresco las posibilidades expresivas del óleo.

El experimento fracasó y desde hace más de quinientos años, la obra debe ser restaurada con frecuencia.Pero a pesar de haberse convertido en una sombra de lo que fue, su fuerza originaria no ha podido anularse y su superficie devastada y doblemente dramática contribuye, más aún, a mantener el aura y el misterio de Leonardo.En el tiempo transcurrido desde que fue terminada, no ha dejado de cumplirse la profecía que Vasari, hace al final de su biografía:"su nombre y fama no se extinguirán ya nunca".

Eso debieron de pensar también los milaneses, entre los que se encontraría probablemente Cecilia Gallenari que un día de 1497 contemplaron la obra acabada y que por su escala y emplazamiento parecía prolongar mágicamente el comedor del convento de Santa María de las Gracias más allá de las mesas en que comían los monjes.


Leonardo da Vinci, espejo profundo y oscuro
en el que encantadores ángeles con dulce sonrisa
densa de misterio, aparecen a la sombra
de glaciares y pinos que cierran su paisaje.

Baudelaire, Las Flores del mal, Los faros.




Link relacionado:
El País, 28.05.12. Leonardo íntimo en los Códices Madrid I y Madrid II