"¿Sabe usted cómo escribo yo mis cuentos? -le dijo a Korolenko, el periodista y narrador radical, cuando acababan de conocerse- Así." Echó una ojeada a la mesa -cuenta Korolenko- tomó el primer objeto que encontró, que resultó ser un cenicero, y poniéndomelo delante dijo: " Si usted quiere mañana tendrá un cuento. Se llamará El cenicero."Y en aquel mismo instante le pareció a Korolenko que aquel cenicero estaba experimentando una transformación mágica: "Ciertas situaciones indefinidas, aventuras que aún no habían hallado una forma concreta, estaban empezando a cristalizar en torno al cenicero". V.NABOKOV/ Chéjov

"¿Has visto alguna vez un montaje realmente hermoso de, digamos, "El jardín de los cerezos"? No me digas que sí. Nadie lo ha visto. Puede que hayas visto "montajes inspirados, montajes eficaces", pero nunca algo hermoso. Nunca una versión en la cual todos los que salen al escenario estén a la altura del talento de Chéjovè, matiz por matiz, carácter por carácter."-J.D.Salinger

lunes, 17 de mayo de 2010

ANTÓN CHÉJOV recibe una carta...

.


Editorial NEVSKY PROSPECTS ha publicado  Memorias Literarias de Dmitri Grigoróvich, con referencias de primera mano de autores del que fuera un siglo de oro de la Literatura rusa: Turgueniev, Dostoievski, Tolstói, Chéjov...

Grigoróvich obligó a Chéjov a creer que era un escritor cuando pensaba que sólo era  un médico que escribía provisionalmente para obtener el dinero que su familia necesitaba. Grigoróvich  que era  un escritor conocido e introducido en los medios intelectuales de San Petersburgo, le escribió felicitándolo  y recordándole el deber que tenía con su especial talento.

Impresiona la aguda  percepción  de  Grigorovich  de la portentosa  singularidad de Chéjov "...:la poderosa impresión derivada de su originalidad, así como de la milagrosa verosimilitud de sus descripciones, ya fuera de los personajes..."





25 marzo 1886

Hará cosa de un año leí por casualidad el relato que publicó usted en la Gazeta de Petersburgo; no recuerdo su título;lo único que conservo es la poderosa impresión derivada de su originalidad, así como de la milagrosa verosimilitud de sus descripciones, ya fuera de los personajes principales como de la naturaleza. Desde entonces he leído todo lo que ha aparecido firmado por Chejonte, aunque me enfurezca en cierta medida que alguien se valore tan poco que crea necesario ocultarse tras un seudónimo.[...] No dudo que usted posee talento real, un genio que le eleva muy por encima del círculo de escritores de la nueva generación. No soy ni periodista ni editor; lo único que puedo obtener de su genio será como lector, y todo cuanto le diga será desde la convicción más firme en sus habilidades.[...] Estoy convencido de que está usted llamado a escribir varias obras de arte destinadas a la inmortalidad. Cometerá usted un terrible pecado si no satisface estas espectativas. Para que esto ocurra es imprescindible que empiece por respetar su genio [..] abandone toda labor innecesaria. No conozco su situación económica; si no posee los suficientes medios, será mejor que se muera de hambre, como nos pasó a muchos de nosotros, y que guarde sus impresiones para una obra bien pensada y estructurada [...]

Dimitri Grigoróvich, Memorias Literarias, Nevsky Prospects