"¿Sabe usted cómo escribo yo mis cuentos? -le dijo a Korolenko, el periodista y narrador radical, cuando acababan de conocerse- Así." Echó una ojeada a la mesa -cuenta Korolenko- tomó el primer objeto que encontró, que resultó ser un cenicero, y poniéndomelo delante dijo: " Si usted quiere mañana tendrá un cuento. Se llamará El cenicero."Y en aquel mismo instante le pareció a Korolenko que aquel cenicero estaba experimentando una transformación mágica: "Ciertas situaciones indefinidas, aventuras que aún no habían hallado una forma concreta, estaban empezando a cristalizar en torno al cenicero". V.NABOKOV/ Chéjov

"¿Has visto alguna vez un montaje realmente hermoso de, digamos, "El jardín de los cerezos"? No me digas que sí. Nadie lo ha visto. Puede que hayas visto "montajes inspirados, montajes eficaces", pero nunca algo hermoso. Nunca una versión en la cual todos los que salen al escenario estén a la altura del talento de Chéjovè, matiz por matiz, carácter por carácter."-J.D.Salinger

jueves, 25 de febrero de 2010

VAN GOGH,la última pintura, por ahora...

.

Es una noticia en la prensa de hoy.El cuadro titulado Le Blute Fin ha sido adjudicado a Van Gogh. Fue comprado en 1975 por Dirk Hannema, antiguo director del museo Boymans de Rotterdam. Como el señor Hannema tuvo un sonado patinazo con un supuesto Vermeer no se había hecho demasiado caso a lo que sostenía antes de morir en 1984: que este cuadrito (55 x 38 cm) perteneciera al posimpresionista holandés y al estilo que practicaba hacia 1886.

La pintura representa el molino de Montmartre, el barrio de París frecuentado por los impresionistas y ha sido certificado por el Museo Van Gogh de Amsterdam como "un Van Gogh" fuera de dudas : porque en la tela, estudiada con infrarrojos, se ha encontrado una línea en rojo, que a menudo utilizaba el pintor para "conducir" la perspectiva y también porque el color y la calidad de los pigmentos se corresponden con el tipo de los utilizados por Van Gogh en su época parisina y además en el reverso de la tela hay un sello de Rey et Perrot, la tienda donde el pintor compraba los materiales para pintar.


En la misma noticia se recuerdan los últimos cuadros de adjudicación problemática:
-Retrato de hombre, del Metropolitan de Nueva York, que parece ser un Velázquez,
-Majas en el balcón, también del Metropolitan que desde 1996 se duda sea de Goya,
-El hombre del casco dorado, que desde 1985 se duda sea de Rembrandt y un caso muy interesante, que por razones estilísticas parece estar muy bien descatalogado, y que ha hecho surgir más que chispas, 
-El coloso del Museo del Prado,atribuído a Goya hasta 2009.

Es un tema espinoso. Están en juego dineros, prestigios,intereses de todo tipo, ideas consolidadas... Si fuera posible que un ángel justiciero se paseara por los Museos del Mundo y con su espada flamígera fuera señalando cada obra con un  falso/ auténtico,los síncopes iban a ser sonados. Pero mientras ¿qué puede hacer un interesado anónimo ante una obra de arte sea o no sospechosa ? Tal vez plantarse frente a ella, mirar en profundidad, analizar, sentir y decidir para sí mismo.

Cada cual puede tener su colección personal, hecha después de todo como la de los museos, de verdaderos y falsos. Lo importante es que sean buenos cuadros y capaces de conmover; que se pueda decir "este Retrato de hombre tal vez no sea un Velázquez pero podría serlo", o "realmente el Goya del que he visto tantas obras nunca pudo pintar, entre otras cosas, la parte inferior de El Coloso".Y recordar que en la adjudicación de autorías artísticas, puede haber  errores de todo tipo y mucha corrupción.