"¿Sabe usted cómo escribo yo mis cuentos? -le dijo a Korolenko, el periodista y narrador radical, cuando acababan de conocerse- Así." Echó una ojeada a la mesa -cuenta Korolenko- tomó el primer objeto que encontró, que resultó ser un cenicero, y poniéndomelo delante dijo: " Si usted quiere mañana tendrá un cuento. Se llamará El cenicero."Y en aquel mismo instante le pareció a Korolenko que aquel cenicero estaba experimentando una transformación mágica: "Ciertas situaciones indefinidas, aventuras que aún no habían hallado una forma concreta, estaban empezando a cristalizar en torno al cenicero". V.NABOKOV/ Chéjov

"¿Has visto alguna vez un montaje realmente hermoso de, digamos, "El jardín de los cerezos"? No me digas que sí. Nadie lo ha visto. Puede que hayas visto "montajes inspirados, montajes eficaces", pero nunca algo hermoso. Nunca una versión en la cual todos los que salen al escenario estén a la altura del talento de Chéjovè, matiz por matiz, carácter por carácter."-J.D.Salinger

martes, 22 de junio de 2010

OSCAR HAHN, versos de la era nuclear

.

                                                         la galaxia de andrómeda


A LAS DOCE DEL DÍA

Estaba tendido boca arriba en el parque
mirando el cielo azul esplendoroso.

Sentía el frescor de la brisa
sobre mi rostro caliente por el sol

De pronto noté la inmovilidad absoluta de los árboles
Un gran silencio descendió sobre el paisaje

En la superficie del lago pero sin tocar el agua
aparecieron las esferas

Me senté apoyado contra un árbol para verlas mejor

Eran las doce del día
y de golpe empezó a anochecer

Las esferas estaban suspendidas sobre el agua fija
claramente visibles en la oscuridad

Una pista de aterrizaje se encendió a la distancia

Las esferas despegaron a toda velocidad
y de súbito estaban encima mío

No eran de metal sino de materia orgánica
Blancas con una circunferencia azul en el centro

Y me miraban fijamente

Después de las esferas me vi a mí mismo
sentado en el pasto con las cuencas vacías

Me vi levantándome penosamente en la oscuridad

Me vi avanzando a tientas por el parque allá abajo
hasta que la Tierra fue un punto borroso en el cosmos

A las doce del día
Desde la constelación de Andrómeda.






Óscar Hahn (Iquique, Chile, 1938)
Poemas de la era nuclear. Bartleby Editores.


Más poemas del poeta chileno:
Miles Davis
Fra Angelico